¿CONTRATO DE ALQUILER DE HABITACIÓN O DE VIVIENDA?

Problemática en la redacción de los contratos de alquiler.

.

.

Otro post basado en hechos reales.

.

Nuestra clienta a través de un anuncio publicado en el conocido portal online de alquiler de viviendas llamado «Idealista», y con la intención de alquilar una habitación, contactó con los anunciantes de una vivienda. 

Finalmente, casera e inquilina, firman un contrato de arrendamiento.

La intención de nuestra clienta era la de formalizar un contrato de arrendamiento de habitación, y por lo tanto, que quedara sometido a las normas previstas en el Código Civil para este tipo de contrato, sin embargo, debido a una defectuosa o inconcreta redacción del contrato que la parte arrendadora impuso a la parte arrendataria, se formalizó un contrato de arrendamiento de vivienda, siendo que las partes quedarían sometidas a lo previsto en la Ley de Arrendamientos Urbanos. Esta diferenciación es muy relevante a efectos de entender la solución por la que optó el órgano judicial a la hora de resolver el conflicto surgido entre las partes.

Volviendo a nuestro supuesto de hecho, después de haber firmado el contrato, al cabo de unas semanas de residir en la vivienda donde nuestra clienta había alquilado una habitación, y no estando cómoda por distintas razones que tenían que ver con el entorno de la vivienda, decide que abandonará el inmueble y buscará otra habitación o piso para compartir.

Pues bien, nuestra clienta le comunica a la parte arrendadora (la casera) que se marchará de la vivienda, resultando que ésta le exige a nuestra clienta que le pague las mensualidades correspondientes a los 10 meses que aún restaban de contrato. Es decir, sólo residió en la vivienda dos meses, y se le exige el pago de las rentas de todo un año

Ante la negativa de pago por nuestra clienta, como resultado, recibimos una demanda en la que la casera exigía a nuestra clienta que le pagara todo el tiempo que restaba hasta la conclusión del contrato.

.

Los contratos son lo que son y no lo que las partes dicen que son.

.

A continuación compartimos un extracto de nuestra oposición a dicha demanda:

(…)

PRIMERO.- Del contrato de arrendamiento suscrito entre las partes.

I.- Contrato de arrendamiento de habitación.

Si bien, según se había acordado de manera verbal antes de la formalización del contrato lo que la arrendataria suscribiría sería un contrato de habitación, a mi mandante se le extiende un contrato de vivienda. Extraña a esta parte, tal y como alega la parte actora, que se trate de un error de redacción, si bien, nos encontramos con que el contrato hace referencia al arrendamiento de una vivienda en más de nueve ocasiones.

Parece que lo que pretenda la parte arrendadora es confundir a quien suscribe el contrato. Por supuesto, desde la posición del arrendador es muy codicioso redactar un contrato confuso de manera que según le convenga al arrendador poder acudir a la normativa específica de arrendamientos urbanos o las disposiciones generales del Código Civil, es decir, si me interesa el contrato supone el alquiler de una vivienda, y si me interesa el contrato es de alquiler de una habitación.

No obstante, pese a lo inconcreto del contrato de arrendamiento lo que pretendía la arrendataria es el alquiler de una habitación.

II. De las cláusulas establecidas en el contrato.

Si realizamos una lectura detallada del contrato de arrendamiento objeto de la presente litis, observamos como en dicho contrato no se establece ninguna cláusula  que regule qué sucedería en cuanto a la posible finalización de la relación contractual antes de la duración del mismo. Es decir, las partes no han pactado expresamente ninguna cláusula indemnizatoria o de penalización para el caso de desistimiento contractual.

Al no haberse pactado plazo expreso por las partes, mi mandante avisó con antelación suficiente al propietario, devolviendo el inmueble arrendado tal y como se lo entregaron, en perfectas condiciones, y por lo tanto, no cabe la reclamación de rentas o cantidad debida alguna.

SEGUNDO.- Fin de la relación contractual entre las partes.

Es decir, la parte arrendadora, después de crear una atmósfera que obligó a la arrendataria al abandono de la vivienda, pretende sacar un crédito totalmente desproporcionado a la duración real del contrato de arrendamiento de habitación. 

Pretende la actora obtener 10 meses de renta por una habitación que ha sido arrendada por un tiempo real de 2 meses y que por circunstancias sobrevenidas no imputables a la arrendataria se ha visto obligada a abandonar el inmueble, todo lo cual considera esta parte que ni es proporcional ni se ajusta a derecho.

Pretende lograr un enriquecimiento injusto derivado de la extinción contractual.

(…)

.

Como resultado de este conflicto obtuvimos una Sentencia satisfactoria. Dada la redacción del contrato impuesto por la parte arrendadora, se le dio la consideración de contrato de arrendamiento de vivienda, sujeto por lo tanto, a la Ley de Arrendamientos Urbanos. Finalmente se estableció que nuestra clienta no tendría que abonar todas estas rentas que se le exigía, sino únicamente tendría que abonar el mes compensatorio por la brevedad del aviso de abandono de la vivienda, pero que quedó cubierto con el importe de la fianza entregada al inicio del contrato.

A continuación compartimos alguna de las partes más interesantes de la Sentencia:

.

.

Si se encuentra a punto de formalizar un contrato de alquiler, a continuación le recomendamos la siguiente herramienta online en la que podrá elaborar su contrato de arrendamiento de una manera sencilla:


Automatik Docs es una herramienta de desarrollo y creación de documentos automatizados de todo tipo.

.


Si quiere consultar otras entradas de nuestro blog le aconsejamos «Indemnización por el accidente sufrido en una discoteca«. También puede que le interesen otras entradas como, los Financiación, compras y Covid-19, o  tarjetas revolving.

.

Para más información no dude en preguntarnos.

*Otros proyectos del mismo equipo*.

 164 total views,  1 views today